Agresiones por Ácido

1 Comentario
47 Views

En los países en vías de desarrollo está mucho más dirigido contra las mujeres como consecuencia de creencias religiosas y culturales como sucede en Afganistán, Pakistán, Kenia.

Las agresiones por ácido se suceden en cualquier país del planeta. El primer caso conocido en el mundo fue el de Ameneh Barami, mujer iraní que fue agredida por su compañero sentimental huyó a España después de sobrevivir a la quemadura y desde allí entabló una demanda penal contra su agresor; la cual ganó y según las leyes de su país, en donde se aplica la ley del Talión (ojo por ojo, diente por diente) o sea que ella debería hacerle lo mismo a su agresor; la presión internacional la llevó a reflexionar, y finalmente no llegó a realizar algo más que un acto de venganza y de más violencia.

Hay diferencia entre los países desarrollados y los países en vías de desarrollo. En los primeros las causas más relacionadas con este tipo de violencia son: el abuso de alcohol, delincuencia y droga, clases sociales marginadas y en minorías étnicas (84%), ya afectan a mujeres mayores de 40 años y a hombres en un 67%

En los países en vías de desarrollo está mucho más dirigido contra las mujeres como consecuencia de creencias religiosas y culturales como sucede en Afganistán, Pakistán, Kenia. En Bangladesh es uno de los países más densamente poblados y más pobre, se denuncian cerca de 100 casos al año, con una relación hombre-mujer de 0.37:1 este ataque a mujeres es producto de castigo o revancha por dotes insatisfactorio por disputas entre familias. Como respuesta se ha creado la Fundación de Sobrevivientes de ácido (ASF) que lucha por su disminución, brinda apoyo legal y presiona para su atención en salud.

En Colombia el primer caso que atendió la Fundación fue en 1997, produjo una gran indignación en todo el equipo de trabajo y se inició el proceso de reconstrucción que fue muy difícil por la severidad de las secuelas, en ese momento se pensó que era un caso aislado, pero poco a poco fueron más frecuentes y en mayor número; Colombia tuvo conocimiento de este tipo de violencia cuando una de las candidatas al concurso nacional de belleza fue agredida supuestamente por otra de las concursantes.

Al reconocer que ya no era un fenómeno aislado, el año 2012, la Fundación reunió a nueve de las sobrevivientes de agresión por ácido en su sede y escuchó su testimonio; ninguna olvida el dolor que sintió, ninguna recibió el tratamiento adecuado y en ningún caso se llegó ni siquiera a detener al agresor. A partir de esa reunión ellas se comprometieron en ser la cara visible de la violencia contra la mujer en el país, lo que desencadenó una serie de reacciones a nivel nacional tanto de los medios de comunicación como de todos los estamentos del Estado. Ello condujo a que cuando Natalia Ponce de León fuera agredida, no solo el país entero reaccionó sino, que ya se tenía la experiencia en el tratamiento de este tipo de quemadura.

La Unidad de Quemados del Hospital Simón Bolívar elaboró en conjunto con la Secretaría de Salud de Bogotá, el Protocolo de primer respondiente para la atención de urgencia; posteriormente en conjunto con la Fundación del Quemado se elaboró la Guía de Atención Integral para Quemaduras Químicas, y liderados por el Ministerio de Salud se elaboró la Ruta de Atención Integral en Salud RIAS, para las quemaduras por agresión química.

Si bien es cierto que al principio este tipo de agresión se incrementó porque mucho copiaron la forma de violentar a las mujeres, la presión de la sociedad civil y del tercer sector condujo a decretar el 25 de noviembre como el Día de la No Violencia contra la Mujer, la Ley Natalia Ponce de León que entre otras aumenta las penas hasta 40 años al tipificar el ataque como intento de homicidio, al Decreto 2733 de 2012 que tiene como objetivo la eliminación de todas las formas de discriminación contra la mujer y ofrece beneficio tributario a quien las emplee y la Circular 08 de 2017, Superintendencia de Salud, que decreta la obligatoriedad de prestación de atención integral desde la urgencia hasta la reintegración social a las víctimas por ataque con químicos.


Dejar un Comentario